Lee en tu idioma

TELE SUR EN VIVO

jueves, 24 de marzo de 2011

Hoy se conmemoran 31 años de la muerte de nuestro obispo martir



A 31 AÑOS DE LA MUERTE DE MONSEÑOR ROMERO VIVE EN EL CORAZON DEL PUEBLO SALVADOREÑO

Este día se cumplen treinta y un años del vil asesinato de Monseñor Romero planificado y financiado por los millonarios siendo su cabecilla el mayor dahuibson de triste recordación, descubierto, capturado la prueba fue lo que se llamo el plan Piña, dejado libre gracias a la presión de los escuadrones de la muerte que amenazaron a los jueces, cada domingo sus homilías llenaban el corazón de esperanza de los más pobres, de las madres que llegaban desesperadas para que intercediera ante los cuerpos represivos, de la policía nacional, guardia nacional, policía de hacienda y ejercito la devolución de sus hijos, secuestrados y torturados, organizaciones sociales como el FAPU, el BPR, las Ligas Populares 28 de Febrero para velar los cadáveres de los compañeros en Catedral, de quienes querían que intercediera con la guerrilla por los secuestrados, su diaria actividad, no le impedían visitar los cantones y las casas de cartón y lamina así como los ranchitos de los desposeídos y convivir con ellos, a la vez confrontar con los sacerdotes y obispos conservadores y venenosos como Monseñor Aparicio de la diócesis de San Vicente,fue amenazado a muerte, se fustro un intento contra su vida como se narra en esta pagina de su Diario persona, se han escrito miles de páginas sobre su vida, se han emitido miles de fotos de su imagen, se ha hecho películas, se han escrito libros, se han hecho monumentos en varios países, recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Lovaina, fue propuesto con el premio nobel de la Paz, su tumba ha sido visitada por el Papa anterior quien rompió el protocolo para pedirle perdón en 1986, altos dignatarios como el presidente Lula, Correa, Lugo y últimamente Obama también han llegado, reconocido en el mundo entero, su vida fue increíble, se dio a los pobres sin reservas, su muerte fue increíble, el asesino lo esperaba afuera de la capilla del Hospitalito la Divina Providencia y en el momento de alzar el cáliz, le disparo una sola bala en el pecho y su sangre semilla de libertad se rego en la tierra, su entierro fue increíble, miles de personas y me consta porque allí estuvimos con la Coordinadora Revolucionaria de Masas fueron tiroteadas por franco tiradores, muchos murieron aplastados por los desesperados que se acuñaban en las barandas de la Catedral metropolitana, su legado es grande y es el único pastor de la iglesia que pasan los años y cada vez mas vive en el fondo del corazón de todos los salvadoreños.- La revista rinde un homenaje a nuestro mártir, San Romero de América, de su diario hemos tomado un día de su vida para que se conozca mejor.-




LUNES, 10 de marzo de 1980

Empecé la labor con una entrevista de prensa con una periodista de Chile, que venía especialmente de parte de la vicaría de la solidaridad, que [421] tenía interés de conocerme y hacer algún cuestionario a mis criterios acerca de la Iglesia en este momento del país. Otra entrevista con la televisión francesa, que estuvo también ayer tomando vistas durante la misa de la Basílica. También un breve cuestionario sobre la coyuntura actual del país.

Después me fui a celebrar la misa de cuerpo presente de nueve cadáveres matados por la represión militar y que se encuentran desde anteayer en la Catedral. Allí acudieron también otros sacerdotes, con quienes concelebramos esta Eucaristía. Aproveché para decir el mensaje de la homilía que aquellos cadáveres eran una enseñanza del alto destino del hombre; la eternidad; una denuncia del pecado que impera en la tierra hasta matar de esa manera y una palabra de aliento para que todos los que siguen luchando por la liberación de su pueblo...

A continuación fui a tomar parte en la reunión de un grupo de sacerdotes, que se reúne en Domus Mariae cada mes. Son los sacerdotes que podíamos llamar progresistas y con los cuales es interesante tener estos diálogos de mutuo conocimiento.

Por la tarde, vino el padre Ramiro a contarme que en la Basílica había sido encontrada una bomba de alto potencial y que hubiera estallado el día de ayer, posiblemente, mientras celebraba la misa de cinco en sufragio del doctor Mario Zamora y en que había mucha gente. La bomba estaba puesta junto al altar de Santa Marta y fue desactivada por policías expertos, que dijeron, que el potencial hubiera acabado con toda la Basílica y con los que allí se hubieran encontrado. He dado gracias a Dios de que nos ha librado de este nuevo peligro y ha salvado también este viejo templo que tanto quieren los capitalinos.

Fui también con el padre Ramiro a la iglesia del Rosario a saludar a los padres dominicos y a informarme, más detalladamente, del tiroteo de que fue objeto la noche anterior. Según los padres, el grupo que se había refugiado en el templo, fue agredido por dos andanadas de ametrallamiento. La primera que, posiblemente, procedía de los edificios vecinos y que podía ser de las fuerzas de derecha. Y la segunda cuando la policía hizo acto de presencia y desde el monumento de La Libertad lanzó sus tiros sobre la iglesia. Me di cuenta de lo terrible de estos balazos que atravesaban hierros, descascarillaban paredes y muros, pero, gracias a Dios, no se lamentó ninguna desgracia personal, pero sí en la iglesia muchos daños, posiblemente, decían los padres, unos cien balazos habían roto vidrieras, arcos metálicos, paredes y otros aspectos del templo.

Por la noche, visita del licenciado Arene, para platicarme muy a fondo de la crisis en el Partido Demócrata Cristiano y de su renuncia, junto con otros antiguos demócratas, muy inteligentes, pero que, analizando la situación, [422] creen que la Democracia Cristiana no debe participar más en el poder porque está sirviendo como de amparo a la represión tan terrible que el Gobierno está llevando contra nuestro pueblo. El licenciado Arene ha recibido amenazas de muerte y se va para Estados Unidos, no sólo para evitar el peligro, sino, sobre todo, porque urge un trabajo internacional que informe objetivamente de esta situación, en que la presencia de la Democracia Cristiana ampara una situación que realmente es de represión para el pueblo.

Finalmente, fui a cenar, por invitación de monseñor Urioste, con el doctor Delgado, primo de monseñor, y con el doctor Granillo, presidente de la Corte Suprema de Justicia. La conversión versó sobre mis homilías y me criticaron de que no hubiera apoyado más decididamente el proyecto de la Reforma Agraria y de la nacionalización de los bancos. Yo les dije que había aprobado lo bueno, pero que señalaba, al mismo tiempo los grandes riesgos que hacen posible la ineficacia de estas leyes, mientras no se suprime la terrible represión del pueblo, que el pueblo no puede creer ni colaborar con un Gobierno que le ofrece reformas, pero que, al mismo tiempo, le ofrece represión. La discusión sobre otros aspectos, principalmente, de mis homilías duró toda la noche hasta que terminamos la cena. Pero terminamos diciendo que la franqueza que había reinado en este ambiente, hacía ver la necesidad de mayor comunicación para tomar información también de otros sectores que no suelen acercarse.

Ya en mi cuarto y a las once de la noche, recibí un llamado de una radio de Nicaragua para tener una entrevista sobre la situación actual del país y sobre mis criterios acerca de otros aspectos que atañen también a Nicaragua. Sobre todo, defendí los sentimientos cristianos en todo movimiento revolucionario, para que sea verdaderamente un servicio al pueblo, el cual es profundamente religioso.
Su ultima homilía ante miles de personas se le ha llamado la homilía de fuego, esa fue la última vez que le hablo a su pueblo, al hacer un llamado que resulto su sentencia de muerte al siguiente día lo asesinaron, a partir de allí la represión se agudizo pero también las respuestas del pueblo combativo fueron cada vez mas fuertes hasta desencadenar en la guerra revolucionaria.-


"yo quisiera hacer un llamamiento, de manera especial, a los hombres del ejército. Y en concreto, a las bases de la Guardia Nacional, de la policía, de los cuarteles... Hermanos, son de nuestro mismo pueblo. Matan a sus mismos hermanos campesinos. Y ante una orden de matar que dé un hombre, debe prevalecer la ley de Dios que dice: "No matar". Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la Ley de Dios. Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla. Ya es tiempo de que recuperen su conciencia, y que obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado. La Iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la Ley de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación. Queremos que el gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre. En nombre de Dios y en nombre de este sufrido pueblo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: Cese la represión." — Oscar Romero23 de marzo de 1980.-

Publicar un comentario