Lee en tu idioma

TELE SUR EN VIVO

jueves, 1 de agosto de 2013

A 38 años de la masacre de estudiantes universitarios el 30 de julio de 1975

30 DE JULIO PROHIBIDO OLVIDAR Cuando nos remontamos a la década de los setenta nuestra memoria se niega a olvidar los momentos trágicos de la población estudiantil, quizá inocentes o románticos con teoría en nuestros cerebros no veíamos como la intervención imperialista había preparado una estrategia que intentaba evitar la liberación de los pueblos, mas tarde la justificarían con “evitar otra Cuba en América Latina” eran los años de dependencia más concentrada de protestas los movimientos de masas habían generado a los movimientos armados sobre todo en Sur América, “los montoneros” los Tupamaros” “el FSLN” el “EGP” fueron algunos que bajo la egida de la lucha guerrillera de CHE GUEVARA de la década del sesenta habían demostrado que el imperialismo no era tan invulnerable y las dictaduras militares solo eran títeres del imperialismo, sin embargo en nuestro país apenas despuntaban las ideas se desarrollaban muy lentamente en una clandestinidad casi invisible.- Pero esto iba a cambiar el régimen militar del coronel Arturo Armando Molina a la sazón presidente de la republica azuzado por las políticas de contrainsurgencia generaría una represión generalizada que empezó con las masacres de Chinamequita, Las Tres Calles y la Cateyana ante las amenazas de otra violación mas contra la autonomía universitaria los estudiantes de la Universidad de Occidente en Santa Ana salieron a las calles con el tradicional desfile bufo en donde se ridiculizaba a las autoridades y a los militares esto no era nada nuevo pero aquel 28 de julio de 1975 sería diferente la guardia nacional ataco en forma alevosa a los estudiantes quienes se refugiaron en el Mercado Central en donde las señoras del mercado sobre todo las vendedoras de carne amenazaron a la guardia nacional con sendos cuchillos, el día 29 de julio tuvo lugar una masiva asamblea en el auditórium de la Facultad de Derecho en donde se tomo el acuerdo de denunciar la represión con una marcha gigantesca que saldría el día 30 de julio; esa noche en cadena nacional Molina amenazaba a los estudiantes que salieran a las calles que se atuvieran a las consecuencias, pero no hubo cobardía
y los casi niños del INFRAMEN también nos acompañaron, una marcha alegre de cantos y consignas oscurecidas por una avioneta que volaba en nuestras cabezas, a la altura del paso a dos niveles del Seguro Social nos dimos cuenta que desde el Hospital Rosales a cien metros de la marcha venían unas tanquetas con militares tras ellas y que disparaban contra nosotros eso hizo que la marcha se desviara de su ruta hacia el Central de Señoritas pero ahí se encontraban los de la Policía de Hacienda blandiendo sus machetes, habíamos caído en una emboscada, el saldo de once compañeros asesinados entre ellos Muertos Carlos Fonseca, Balmore Cortez Vásquez, Sergio Antonio Cabezas, Napoleón Orlando Calderón, Reynaldo Hasbun, Eber Gómez Mendoza Roberto Antonio Miranda, José María López ,Carlos Humberto Hernández, María E. Miranda y José Domingo Aldana. Lesionados: Luis Antonio Villafuerte Castellanos, Mario López, Doctor Luis Coreas (quien recibió un impacto de bala mientras observaba desde el ISSS), algunos Desaparecidos: Morena Nolasco, Elizabeth Iraheta Milla, Julio Cesar Velado, Guillermo Aparicio, Silvia Monano Etc. entre otros en cuenta una niña a la cual le paso encima una tanqueta, dos heridos de los que observaban y varios desaparecidos, capturados, muchos torturados, entre los gases y las golpizas de los infiltrados, las balas asesinas la movilización se disperso hacia todas partes, mención aparte merecen los habitantes de los tugurios Tutunichapa que está bajo el puente por haber socorrido a decenas de compañeros a quienes les lavaron la cara y los escondieron igualmente los médicos del Seguro Social que los acostaron en las camas y algunos hasta en “cuidados intensivos” como siempre los medios minimizaron los hechos, los militares llegaron en camiones y se llevaron a los que quedaron tirados ensangrentados horas después el cuerpo de Bomberos borro evidencias lavando la sangre de nuestros caídos, pero los agujeros de las balas en los muros no las pudieron disimular.-
Las famosas frases gubernamentales “El Salvador el país de la sonrisa” era una mueca de dolor y rabia e impotencia, eso movió la conciencia de una vanguardia obrera, que mediante una estrategia se tomaron la Catedral, el mismo padre Tilo narra cómo se “robo” al patrono de las fiestas agostinas y lo encerró en la catedral tomada la historia de la lucha popular acababa de dar un giro importante la masacre de los estudiantes del 30 de julio era la gota que había colmado el vaso popular, la lucha de calle surgía avallasadora el día seis de agosto de 1975 nacía el BLOQUE POPULAR REVOLUCIONARIO el movimiento de masas gigantesco que abarco los sectores más desposeídos y trabajadores de la ciudad y del campo y que no se detuvo hasta que se tomaron las armas y el país entro en una guerra contra la oligarquía y el imperialismo que termino doce años después mediante los acuerdos de Paz.- Cada año los estudiantes de la Universidad de El Salvador conmemora estos hechos con la quema de tanquetas y gorilas, una ofrenda floral al monumento de los caídos y un minuto de silencio luego se retiran al alma mater; nunca se realizo ninguna investigación, nadie resulto condenado, las masacres quedaron impunes hasta hoy solo nos queda la consigna “PORQUE EL COLOR DE LA SANGRE JAMAS SE OLVIDA LOS MASACRADOS SERAN VENGADOS.-
Julio 30 2013
Publicar un comentario