Lee en tu idioma

TELE SUR EN VIVO

jueves, 8 de abril de 2010

LA NECESIDAD DE OBTENER CONOCIMENTO

NUESTRA MISION ES TENER COMPAÑEROS CON CONCIENCIA DE LA REALIDAD Y DE QUE NO ES IMPOSIBLE TRASFORMARLA, POR ELLO EMPEZAREMOS CON UNA SERIE DE DOCUMENTOS QUE PERMITAN MAYOR CONOCIMIENTO DOCTRINAL , SABEMOS DE LA AUSENCIA DE LA CARENCIA DE ANALISIS, ABRE ESTAS SERIES DE PUBLICACIONES CON UN DOCUMENTO EDITADO POR NUESTRO PRESIDENTE.-






La crítica y autocrítica, tienen que ser armas para nuestra formación en el interior de la AGE-PNC

Nuestro espíritu progresista exige batallar diariamente para combatir las concepciones burguesas y pequeñas burguesas que están presentes en la mente y acción de todos quienes vivimos en el marco del sistema capitalista. El individualismo, el personalismo, el oportunismo, liberalismo; la vanidad y autosuficiencia; la renuencia a un trabajo organizado y disciplinado; la tendencia a hacer prevalecer el criterio personal y no el del colectivo son algunas expresiones que no se debe de dar en el interior de la tierna Asociación que con mucho sacrificio de tiempo y dinero la hemos venido estructurando. Estas actitudes sin embargo desde la AGE-PNC, son importantes combatirlas para que esta organización crezca y sus líderes aprehendan el buen camino a seguir y, en ese contexto, asegurar y fortalecer su unidad ideológica, política y orgánica

La crítica y autocrítica, la lucha ideológica permanentes constituyen las herramientas con la cuales se tiene que ir puliendo esa piedra en bruto que tenemos de todos nuestros miembros fundadores. Digo piedra en bruto en el buen sentido de la palabra, porque esta piedra sin ningún tratamiento, lo seguirá siendo, pasado algún tiempo; con paciencia, conocimientos, estudios, análisis de la realidad, y discusiones serias, se irán puliendo para que de esta piedra salga la más anhelada de las piedras preciosas. Para que todo esto sea efectivo deben reunir algunas características, así, deben ser practicadas en el marco del cumplimiento de las tareas revolucionarias, en medio del trabajo, del estudio y aplicación de las línea políticas trazadas y no en medio de discusiones teorizantes y subjetivas; menos aún, al calor de afectos o desafectos.

Es importante reconocer que en el seno de nuestra naciente organización, se deben debatir los puntos de vista, desacuerdos, visión y rumbo sobre la organización, pues, la unidad de acción y de pensamiento no se logra por decreto, hay que forjarla. Para ello, es preciso practicar la crítica y autocrítica, señalar los errores de una manera objetiva, oportuna y franca; orientada a ubicar las causas y consecuencias, así como encontrar el camino de la corrección y superación de los mismos. De otro lado, el uso correcto de esta herramienta debe promover una actitud receptiva; contrarrestar resentimientos y susceptibilidades pequeño burguesas; debe servir para procesarlos con el propósito de seguir adelante. Solo, la crítica y autocrítica permiten desarrollar una verdadera camaradería y solidaridad.

La oportunidad y objetividad de la crítica y autocrítica hacen de éstas un arma efectiva para la formación de todo buen líder. Sin embargo, en el ejercicio de esta práctica no siempre se reúnen estas características, lo que no significa que hay que desecharlas, peor aún, responder con venganzas. La propia madurez del militante le permite recoger la esencia del señalamiento crítico y hacer de él un elemento de educación personal y colectiva.

Desarrollar la autocrítica desde la Junta Directiva y estimular la crítica desde la base tiene que ser una norma para el funcionamiento de nuestra naciente organización.



Publicar un comentario